Estar al día con todas las pruebas, vacunas y medidas preventivas de salud que un hombre necesita para mantenerse sano toda la vida puede resultar difícil. Quizá ese sea uno de los motivos de que una encuesta reciente de la Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP) encontrara que los pacientes varones con frecuencia no se toman las recetas según las indicaciones o no reciben las pruebas de rutina que el médico les indicó.

La parte positiva es que un 61% de los hombres afirman haber ido al médico en los últimos 6 meses o menos, según los datos más recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Crear una relación con tu proveedor principal de atención médica es una buena medida, afirma John Meigs, Jr., M.D., presidente de la AAFP y médico de familia en Centreville, Alabama. “Es extremadamente importante que los hombres (y las mujeres) tengan una fuente regular de atención médica que vean de forma más o menos constante”, plantea él.

Para ayudar a los hombres a proteger su salud, hemos reunido las recomendaciones de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC), el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos (el USPSTF es un panel médico independiente de expertos nacionales), y la campaña Choosing Wisely de CR, además de los expertos en la atención médica preventiva y para los hombres.

A continuación, las pruebas de detección y las vacunas que los hombres necesitan y las medidas saludables que deben tomar entre los 20 y los 39, los 40 y los 69, y a partir de los 60 años.

Entre los 20 y los 39 años

Vacunas

  • La vacuna de la influenza cada año.
  • Un refuerzo del tétanos, cada 10 años.
  • Una vacuna contra la tos ferina (un refuerzo de la Tdap) a menos que estés seguro de que ya recibiste una en la preadolescencia o la adolescencia.
  • Una vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) si tienes menos de 21 años y todavía no la has recibido, o si tienes menos de 26 años y tienes relaciones sexuales con hombres.

Pruebas de detección

  • Enfermedades de transmisión sexual: Si eres sexualmente activo y tienes sexo con hombres, hazte la prueba de la clamidia, la gonorrea y la sífilis al menos una vez al año. Y todos los hombres deben hacerse la prueba del VIH al menos una vez. Según los CDC, todas las personas de 13 a 65 años de edad deben hacerse estas pruebas en algún momento de su vida. (Si tienes ciertos factores de riesgo, necesitarás pruebas adicionales).
  • Presión arterial: Revísala al menos una vez cada 2 años.
  • Colesterol: A partir de los 35, evalúa tu colesterol cada 3 a 5 años, dependiendo de los resultados. Si tienes presión arterial alta, antecedentes familiares de enfermedad cardiaca u otros factores de riesgo cardiaco, hazte una prueba del colesterol a los 25 años.
  • Diabetes tipo 2: Si tienes sobrepeso o eres obeso, tienes antecedentes familiares de diabetes, o tienes la presión arterial alta o el colesterol alto, hazte una prueba de glucosa en la sangre en ayunas y una prueba de la HbA1c para evaluar el control del azúcar en la sangre a largo plazo cada 3 años, dependiendo de los resultados.

Revisa con tu médico

  • Los antecedentes sexuales y el uso del preservativo.
  • Los hábitos de dieta, ejercicio y sueño.
  • El tabaquismo, el consumo de alcohol, y cualquier hábito de consumo de substancias controladas.

Consejos de salud para los hombres de esta edad

La adultez temprana es un momento ideal para crear una relación de trabajo continua con un médico de familia o de atención primaria, comenta Meigs. Así tendrás alguien en quien confiar, que conoce tu estilo de vida y tu historial de salud, y con quien hablar sobre cualquier preocupación que tengas sobre tu salud.

Entre los 40 y los 59 años

Vacunas

  • La vacuna de la influenza cada año.
  • Un refuerzo del tétanos, cada 10 años.

Pruebas de detección

  • Enfermedades de transmisión sexual: Si eres sexualmente activo y tienes sexo con hombres, hazte la prueba de la clamidia, la gonorrea y la sífilis al menos una vez al año.
  • Presión arterial: Revísala al menos una vez cada 3 años.
  • Colesterol: Sigue con los análisis de sangre del colesterol cada 3 a 5 años, dependiendo de los resultados.
  • Diabetes tipo 2: Si tienes sobrepeso o eres obeso, tienes antecedentes familiares de diabetes, o tienes la presión arterial alta o el colesterol alto, hazte una prueba de glucosa en la sangre en ayunas y una prueba de la HbA1c para evaluar el control del azúcar en la sangre a largo plazo cada 3 años, dependiendo de los resultados.
  • Cáncer de colon: A los 50, habla con el médico para hacer una colonoscopia cada 10 años, una prueba de heces cada año, o una sigmoidoscopia cada 5 años con una prueba de heces cada 3 años. Hay disponibles otras opciones de pruebas de detección para el cáncer de colon; pregúntale al médico cuál podría ser la mejor para ti.
  • Cáncer de próstata: Quizá no sea necesario hacer pruebas de forma regular del antígeno prostático específico (APE), que pueden detectar el cáncer de próstata. Si te preocupa el cáncer de próstata, habla con el médico a los 50 años o antes sobre si tienes un riesgo más elevado.

Revisa con tu médico

  • Los antecedentes sexuales y el uso del preservativo.
  • Los hábitos de dieta, ejercicio y sueño.
  • El tabaquismo, el consumo de alcohol, y cualquier hábito de consumo de sustancias.

Consejos de salud para los hombres de esta edad

Durante estos años, tus factores de riesgo cardiovascular, como la presión arterial alta y el aumento de peso, podrían aumentar, señala Meigs.

Y como el metabolismo se hace más lento de forma natural con la edad, dice que es particularmente importante para los hombres de este grupo de edad que permanezcan activos y que mantengan buenos hábitos de alimentación. Esto te ayudará a mantener un peso saludable y a reducir los riesgos de enfermedad cardiaca.

A partir de los 60 años

Vacunas

  • Una vacuna contra la influenza cada año.
  • Un refuerzo del tétanos cada 10 años.
  • Una vacuna contra el herpes zóster o culebrilla una vez a los 60 años.
  • Dos vacunas contra la neumonía a partir de los 65 años. Los CDC recomiendan primero una dosis de la que se conoce como PCV13 (Prevnar). Al menos un año después, ponte una dosis de la PPSV23 (Pneumovax).

Pruebas de detección

  • Enfermedades de transmisión sexual: Si eres sexualmente activo y tienes sexo con hombres, hazte la prueba de la clamidia, la gonorrea y la sífilis al menos una vez al año.
  • Presión arterial: Revísala al menos una vez cada 2 años.
  • Colesterol: Sigue con los análisis de sangre del colesterol cada 3 a 5 años, dependiendo de los resultados.
  • Diabetes tipo 2: Si tienes sobrepeso o eres obeso, tienes antecedentes familiares de diabetes, o tienes la presión arterial alta o el colesterol alto, hazte una prueba de glucosa en la sangre en ayunas y una prueba de la HbA1c para evaluar el control del azúcar en la sangre a largo plazo cada 3 años, dependiendo de los resultados.
  • Cáncer de colon: Sigue haciéndote una colonoscopia cada 10 años, una prueba de heces una vez al año, o una sigmoidoscopia cada 5 años con una prueba de heces cada 3 años. Hay disponibles otras opciones de pruebas de detección para el cáncer de colon; pregúntale al médico cuál podría ser la mejor para ti. Puedes dejar de hacerte pruebas de detección del cáncer de colon a los 75 años.
  • Aneurisma aórtico abdominal: Si alguna vez has fumado, realiza un ultrasonido para evaluar el aneurisma aórtico abdominal (AAA), un área agrandada de la aorta que puede reventar si se agranda demasiado, en algún momento entre los 65 y los 75 años.

Revisa con tu médico

  • Los antecedentes sexuales y el uso del preservativo.
  • Los hábitos de dieta, ejercicio y sueño.
  • El tabaquismo, el consumo de alcohol, y cualquier hábito de consumo de sustancias.

Consejos de salud para los hombres de esta edad

Perder a la pareja o terminar una relación puede devolverte a la soltería, lo que puede conllevar un riesgo más alto de contraer una ETS, advierte Fadich. Por eso lo mejor es seguir usando preservativos para el sexo, aunque el embarazo ya no sea un riesgo para tu pareja.

También es importante estar pendiente de la capacidad intelectual y de la salud mental. “A esta edad, a las personas les comienza a preocupar volverse olvidadizas”, dice Meigs.

Mantenerte socialmente implicado y físicamente activo puede ser bueno para tu bienestar emocional y tu cognición, anota.

Inscríbete para recibir Lo Nuevo Para Ti – nuestro boletín mensual. Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico. Para leer más, visita Consumer Reports.