Inicio Judicial En las cárceles de Valledupar ya no cabe ni un recado

En las cárceles de Valledupar ya no cabe ni un recado

Tratar de caminar por alguno de los pabellones de reclusos de la Cárcel Judicial de Valledupar es verdaderamente una odisea; el espacio ha quedado reducido a nada debido al hacinamiento que impera en el lugar.

Mucho se ha hablado del sobrecupo, sin embargo, no ha habido intervención alguna por parte de las administraciones y mucho menos del Gobierno Nacional.

La aglomeración ha llegado a tanto que quienes permanecen allí aseguran que les toca casi que compartir el mismo aire al respirar, “aquí uno no tiene nada, sino tiene intimidad qué va a tener; dormimos unas encima de otras, no hay espacio para un pensamiento libre si estamos como sardinas en lata, en este patio era para que sólo estuvieran 30 mujeres y hay 78, con eso se pueden imaginar ustedes como convivimos aquí” relató la reclusa Shirley Flórez Torres, durante un recorrido de quintopoder.com.co por el establecimiento, en compañía de varios medios y del personero Alfonso Campo.

Por aquello de que toca hacer espacio aunque sea para caminar, las colchonetas donde duermen permanecen apiladas durante el día;  lo normal sería pasar la noche en la zona de dormitorio, pero si no hay cupo a algunas les toca hacer del baño su alcoba, “hay un alojamiento en la parte de atrás del pabellón y eso lo cierran y aquí cada día llega más gente, ya no cabemos, a pesar de que se apilan las camas, se juntan las colchonetas. Tampoco podemos de antojarnos de ir al baño al tiempo, porque sólo hay dos para tantas mujeres” manifestó la mujer Flórez Torres, quien además indica que ni siquiera pueden tener relaciones íntimas con sus parejas, cuando éstas las visitan.

El recorrido avanza y al llegar al pabellón de los hombres la situación pasa de castaño a oscuro. La humedad, el fogaje, la temperatura y el sobrecupo en cada patio son los factores que generan además de enfermedades, ciertos desmanes como el ocurrido el pasado 21 de octubre donde varios reos protagonizaron un amotinamiento durante una inspección a los patios.

El hacinamiento en la Cárcel Judicial llega al 400 por ciento, debido al internamiento de 955 personas, cuando la prisión tiene una capacidad para 256; “estamos viendo la realidad y hemos planteado hacer un debate en el Congreso. Ya se ha discutido el problema del penal a nivel local y el tema hay que llevarlo hasta el Gobierno Nacional, porque lo primero que hay que solucionar es esta situación inhumana en la que purgan sus condenas estas personas”, manifestó el representante a la Cámara, Eloy ‘Chichi’ Quintero.

Todos los patios sobrepasan la capacidad real de albergue, los internos aseguran que esta situación los enferma.
Todos los patios sobrepasan la capacidad real de albergue, los internos aseguran que esta situación los enferma.

Exigen ayudas

La crítica situación del establecimiento, sobre pasa los límites de la imaginación. Limitados por las rejas de sus celdas, varios recluidos lanzaron gritos de auxilio y expusieron la vulneración de sus derechos ante los medios de comunicación.

Los ventiladores no dan abasto para refrescar las calurosas tardes de la Capital del Cesar, pero la lluvia tampoco es una bendición para ellos porque cuando ‘cae’ un aguacero no tienen dónde meter la cabeza, “esto es inhumano. No llega bien el agua potable, todo es escaso; si llueve esto se moja, se moja uno, en la noche toca dormir con humedad en los baños, estamos enfermos, tenemos hongos, brotes, nacidos, enfermedades respiratorias por vivir aquí apretados y con todo mojado”, indicó Eduardo Jiménez Pacheco, un reo que señala que muchos como él están en proceso judicial y el retraso ha llevado a que permanezcan allí conviviendo con los males de la cárcel.

Un llamado a que se cumplan las leyes

Desde que asumió el cargo de director del centro penitenciario de Valledupar, el capitán Luis Francisco Perdomo, ha exigido a la administraciones municipales y departamental, que hagan su respectivo aporte para dar solución a esta problemática, sin embargo, considera que no cumplen nada.

Luis Francisco Perdomo
Luis Francisco Perdomo

“Hay en la Judicial 780 internos de todos los municipios del Cesar y queremos que vengan los funcionarios y vean cómo viven los internos; no hay inversión, no hay kits de aseo para los reclusos, no hay mejoras porque la autoridad municipal no aporta, si esto pasara aquí las condiciones mejorarían, el problema es de sincronización, debe haber apoyo del Gobierno Nacional a las administraciones municipales, pero éstas deben a su vez gestionar para que los que están arriba miren para este lado” puntualizó el oficial.

Luego del reciente desmán que se vivió al interior del reclusorio crece la preocupación del Director Perdomo por mejorar la situación de los internos, “sin duda alguna el hecho de que exista un hacinamiento también influye en las conductas de rebelión que se presentan en ocasiones; estamos haciendo un llamado porque no se pueden vulnerar así los derechos de estas personas y porque además es justo y es necesario que los recursos lleguen a donde tienen que llegar, las inversiones deben hacerse”.

Si en la Judicial llueve, en la Permanente no escampa

El hacinamiento en la Cárcel Judicial ha conllevado a que los detenidos por la Policía permanezcan recluidos en La Permanente, sitio donde tampoco hay espacio. Allí el panorama no es mejor ni es distinto y los reclusos deben conformarse con lo mínimo que les puedan dar, “sólo salimos de la celda al baño, queremos que nos den si quiera los diez minutos de sol, llevamos días sin salir de aquí de este cuarto donde estamos amontonados”, comentó con tristeza Yesid Teiler.

Olores nauseabundos emanan del único baño que hay en el recinto, una manguera es la ducha y las 90 personas que allí permanecen deben esperar por su turno para suplir sus necesidades básicas.

Alfonso Campo Martínez, Personero Municipal.
Alfonso Campo Martínez, Personero Municipal.

“Estamos aquí nuevamente, esta vez convocando a los medios a que sean quienes muestren la realidad de las cárceles de Valledupar, no se ha cumplido en lo más mínimo el deshacinamiento, este es uno de los problemas principales del sistema carcelario del país pero sobre todo de Valledupar. Hemos querido agotar todo recurso, hemos realizado mesa de trabajo, solicitado al Gobierno que mire hacia esta ciudad, hemos participado en la Asamblea Departamental, brindamos un apoyo para la gestión de los nuevos predios para reubicar la Cárcel Judicial,  pero hoy vemos que nada se soluciona, eso preocupa, preocupa mucho” indicó Alfonso Campo Martínez, Personero Municipal.

DATO

Para el Representante a la Cámara, Eloy Quintero, era importante acudir al llamado que desde hace ya mucho tiempo venía haciendo el Personero Municipal, Alfonso Campo Martínez, de visitar el penal y conocer de primera mano la crítica situación, para luego buscar una solución.

Redacción, Karelis Rodríguez

Artículo anteriorFiscalía inspeccionó la central de inteligencia del Ejército
Artículo siguienteContinúa la ‘guerra frontal’ contra el contrabando de hidrocarburos