Inicio Farandula Las lecciones de Martín Elías

Las lecciones de Martín Elías

Martín Elías Díaz falleció en un accidente de tránsito registrado en carreteras de Sincelejo.

Quienes compartieron con Martín Elías Díaz Acosta en conciertos, reuniones familiares, grabaciones de álbumes o a través de los empleos que generaba, viven este 14 de abril con un sinsabor. La nostalgia los embarga porque un día como hoy, pero del año 2017, partió a la eternidad.

A su corta edad, 26 años, no solo dejó alegrías entre sus parientes, amigos y seguidores, sino grandes lecciones.

Siempre tenía una palabra de aliento y fortaleza para sus amigos. Al cantautor Diego Daza lo motivaba en el camino de la música. «Con todo respeto me dirijo a ti porque de verdad me alegran tus triunfos, manito sé del gran talento que tienes… te felicito y dele pa’lante». 

Rolando Ochoa, su formula musical, resalta: «Campeón, amigo,hermano, hijo lindo te adoro te amo donde quiera que estés mi muchachito».

Joaquín Guillén, quien fue manager de Diomedes Díaz, padre de Martín, afirma: «Mi sobrino era un fanático de su papá, sentía el canto de su padre».

Dayana Jaimes, esposa del cantante, expresa: «Siempre diré que fue demasiada pronta tu partida, pero tu paso por la vida no fue en vano, Dejaste una huella imborrable en nuestros corazones».

Una carta a papá

Martín Elías Jr, el mayor de sus dos hijos, le escribió una carta por el tercer aniversario: «Papá Elías este siempre será mi regalo para ti que estás en el cielo. Mi carta a papá cada año junto con Luis Adolfo Burgos, que es un gran productor. Te amo mucho y cada año te extraño más».

Los restos del hijo de Diomedes Díaz y padre de Martín Elías Jr y Paula Elena, reposan en el cementerio Jardines del Ecce Homo de Valledupar, donde cada año se concentran sus seguidores. Esta vez será excepcional por el aislamiento preventivo obligatorio decretado por el gobierno nacional.

Artículo anteriorEFECTO DOMINÓ, POR EL CORONAVIRUS: La historia de la enfermera, su marido y sus 11 hijos, todos con coronavirus
Artículo siguienteMochilas por mercados: el trueque que proponen los kankuamos